«Home staging»: cómo maquillar una casa para venderla en 36 días.

12 diciembre, 2019 por Samuel Pena0
photo-1467987506553-8f3916508521-1200x800.jpg

Esta técnica de venta apareció en España en plena crisis inmobiliaria, traída de Estados Unidos en un panorama donde la oferta superaba con creces la demanda. A día de hoy, tanto particulares como agentes inmobiliarios la utilizan. Este método no es una reforma de la vivienda, tampoco consiste en ordenar y dejar el hogar más visible, hablamos de una técnica que consiste en acelerar el proceso de alquiler o venta de dicha vivienda. Está comprobado que funciona ya que ha llegado a producirse la venta hasta siete veces más rápido.

La última encuesta realizada por la Asociación Home Staging España (AHSE) asegura que, con una buena presentación, la vivienda se puede vender en 36 días, cuando la media se presenta en unos 9 meses. Esto ocurre también con los alquileres que pasan de 3 meses y medio a unos 10 días. Una rentable herramienta de marketing que como su propio nombre indica “casa puesta en escena” hace de la vivienda un producto atractivo al comprador.

Para ello se hace una decoración rápida, un maquillaje del hogar teniendo en cuenta las preferencias de los potenciales compradores.

Una de las claves es la despersonalización de los espacios, ya que se pretende que el futuro inquilino pueda imaginarse viviendo allí. Por lo que el vendedor debe deshacerse de todo lo que sobre y dejar lo imprescindible, como una especie de mudanza, donde sobran objetos personales.

El home staging no engaña al comprador, sino que potencia los puntos fuertes de la vivienda y minimiza los desfavorables, esto no implica esconder desperfectos, ni mucho menos. Tiene en cuenta al vendedor para que mejore la rentabilidad de su hogar, y también al comprador, ofreciéndole las posibilidades de un inmueble neutro, pero cálido y acogedor.

Esto también se traduce en beneficios en el precio, ya que el resto de viviendas en negociaciones suelen perder hasta un 15% de su valor en el proceso de venta, mientras que con este método apenas hay negociación. Es más, según los datos, en un 52% de los casos de venta, la vivienda sube hasta un 25% del precio inicial. En el caso de los alquileres, los beneficios son mucho mayores ya que en el 65% de los casos, el precio aumenta en un 25% o incluso más. Invertir en mejorar la imagen del inmueble es más barato que tenerlo meses sin vender y, además, tener que rebajar el precio. El informe de la AHSE señala que el precio medio del proyecto supone un 0,86% de la venta del inmueble, esto repercute en los clientes unos 2578 euros de media.

Esta técnica es esencial en tres tipos de inmuebles, las casas heredadas, las viviendas reformadas que quedan vacías y en las viviendas que se utilizan muebles de cartón para recrear espacios e inmuebles difíciles de vender por cuestiones de espacio, poca iluminación o su pequeño tamaño.

Y es que el 95% de las decisiones de una compra se toman en 90 segundos, de una primera imagen o impresión que resulta fundamental. Estamos vendiendo un objeto muy caro por lo que es imprescindible una buena presentación, hay que generar buenas sensaciones a todos nuestros sentidos, hacer que el comprador se enamore de la casa.

El futuro inmobiliario con el que nos vamos a encontrar girará en torno al precio y a la imagen de la vivienda, si unes las dos, tienes la casa vendida.

 

Samuel Peña Pérez

Samuel Pena


Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies